Quienes siguen a los mensajeros terminarán muy decepcionados al final – por Laura

Que el Señor les bendiga hermanos y hermanas en Cristo. Dios está siendo particularmente paciente, amoroso y misericordioso con Su pueblo en estos tiempos difíciles. Lo vemos en nuestras vidas cuando, aún en medio de la maldad que nos ahoga a diario, somos los recipientes de sus enseñanzas por medio de la Palabra, sus advertencias y palabras proféticas.  El tener acceso a esta información nos coloca en la posición de tener que dar fruto para El según la misericordia y amor que nos muestra.  

porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá. Lucas 12:48

Por favor, démosle el debido respeto a su nombre y toda la gloria. Él nos da de sí mismo a través de mensajeros para que lo miremos a Él. Para que anhelemos su presencia. Para que le pidamos que intervenga en nuestras vidas directamente.

El Señor no logra mucho con oidores:

 Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era.   Stgo. 1:22-24

Y mucho menos comparte su gloria con ningún hombre:

 Yo Jehová; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas. Isaías 42:8

El mensaje en este sueño (y todos los que recibamos) son primeramente para el mensajero (el recipiente). Yo tengo mentores y personas a quienes miro para aprender en mi camino de fe. Oro por ellos a diario. Busco saber lo que Dios les da ya que me edifique. Pero no puedo ser seguidora de mensajeros. Entiendo que en este sueño yo representaba los muchos mensajeros que Dios usa para su gloria y propósitos. Meras vasijas de barro. Créame cuando le digo que en el pasado me he arrepentido por caer en la trampa de seguir a mensajeros. Luego de este sueño tomé la oportunidad para nuevamente pedirle perdón a Dios si en alguna manera he puesto mi confianza y seguridad en un mensajero y no en El.

 Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros… 2 Corintios 4:7

El sueño:

Tuve dos sueños en la mañana del 12 de marzo de 2021. El primero fue largo y detallado y su propósito era el que lo usara como apoyo a un Estudio Bíblico que ya he publicado en el canal de youtube: https://www.youtube.com/watch?v=ijxZmVZD66Y y luego este sueño corto.

Estaba en una casa donde había mucha gente alrededor. Las personas llenaban las áreas del lugar, tanto dentro de la propiedad como afuera (los alrededores). Yo estaba en el patio (afuera) y el comportamiento de las personas se asemejaba a la manera en que las personas se conducen en convenciones. Era ese tipo de ambiente. Había varios grupos de personas que no se habían conocido antes mezclándose y conversando.

En este sueño se me hablaba, pero yo no hablé (excepto en un breve momento). Toda mi conversación fue conmigo misma (en mi mente) y con el Señor (en oración silenciosa). Estaba sentada mirando al horizonte y un hombre se me acercó. Dijo: “Hola. ¿Sabes? Leí tu libro”. Entonces pensé: ¿Qué libro? Yo no he escrito ningún libro. El se veía nervioso y un emotivo. Como cuando estás deseoso de conocer a alguien y finalmente lo conoces. El continuó: “ Me pregunto si me podrías explicar un poco más lo que pasó”. Me sentí muy mal porque simplemente no sabia de lo que él estaba hablando. El hombre definitivamente sabía quién yo era y estaba esperando una reacción de mi parte, mas yo estaba sin idea de lo que él estaba diciendo. No dije nada y él insistió: “Tu sabes, lo que pasó durante tu ayuno”. Entonces me di cuenta de que probablemente se refería a las veces que he compartido experiencias que Dios me había dado y pensé: Pero es que yo no he escrito ningún libro; sólo he compartido experiencias.

Entonces oré porque no podía recordar el evento al que él se refería. Comencé a buscar en mi mente, tratando de recordar algo relacionado a lo que mencionó el hombre y simplemente no pude. Hasta deseé que me diera más detalles de manera que tal vez pudiera entenderlo mejor. Sin embargo, él se veía como si lo que me estuviera diciendo fuera más que suficiente para yo saber, como si fuera algo obvio. Me sentí muy mal por él porque su comportamiento estaba cambiando de emoción a frustración. Hasta oré y le pedí al Señor que me recordara qué era a lo que el hombre estaba refiriéndose para que no se fuera triste y decepcionado. Entonces el hombre me mostró lo que parecía ser un pequeño arreglo floral. Dijo: “Hice esto luego de leer el libro”. Entendía en mi espíritu que lo hizo como un símbolo o tipo de amuleto. Tenía un enorme significado para él. Yo pensé: Oh, no. Esto no está nada bien. Oré nuevamente y le pedí a Dios que me diera algo para este hombre si era que había algo que debía decirle. No recibí nada así que me quedé en silencio.

Entonces el hombre se molestó mucho conmigo. Destruyó en su mano el arreglo floral que había hecho y se marchó. Supe en mi espíritu que se había marchado vacío (espiritualmente hablando).  Me sentí muy triste por él. Entonces pensé: Si alguien me dice qué fue lo que él leyó, tal vez lo recuerde. Supe que alguien había hecho un librito con las palabras que el Señor me había dado. No pensé que eso estuviera mal, pero sabía que no había sido yo quien hizo el librito. Me volteé y vi decenas de ellos en una mesa. Comencé a tartar de buscar en ellos para ver si podía leerlos y así hacer sentido de lo que estaba pasando y poder encontrar una respuesta para el hombre. Los sostuve y traté de leer, mas no pude. Sentía que, aunque deseaba ayudarlo, realmente no tenía necesidad de leer nada. Entonces mi hermana salió de adentro de la casa y me preguntó si yo había escrito un libro. Le dije: No. Entonces ella respondió: “Bueno, allá adentro (en una habitación de la casa) hay una pareja que dice está toda emocionada y motivada por el libro. Están hablándole a unas personas sobre él”.  

Entonces sentí una gran carga por no saber lo que estas personas querían o lo que estaba pasando. Sabía que iban a querer hablar conmigo y yo realmente no tenía nada que decirles. Entonces le dije al Señor: Señor, esto no se trata de mí, sino sobre ti. Una gran paz me sobrevino al saber que no había nada que el Señor deseaba que yo hiciera al respecto y me fui del lugar sin decir nada.  Fin del sueño.

Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová. Será como la retama en el desierto, y no verá cuando viene el bien, sino que morará en los sequedales en el desierto, en tierra despoblada y deshabitada. Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová. Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.   Jeremías 17:5-8

Breve reflexión:

Creo que el propósito de los mensajes es despertarnos a buscar una relación personal con Cristo. Aquellos que vienen verdaderamente de parte de Dios siempre apuntarán hacia El. Todos los mensajes deben ser vistos a través de las escrituras y en oración. En esas acciones le estás diciendo a Dios que Él está por encima de cualquiera de sus mensajeros en tu vida y que dependes de El para discernimiento, convicción y dirección. Y eso es sólo entre ustedes dos.  

Por favor, mantén a los mensajeros en tus oraciones. También a los oidores. Mas siempre busca el rostro del Señor. Él nunca te decepcionará. Nunca. Y cuando una de sus vasijas lo haga, no serás duro o injusto con ellos, ni tu fe se destruirá porque no dependerá de ellos. Entenderás que son seres imperfectos como tú, que han compartido los mensajes que Dios les ha dado para su tiempo establecido por amor al Señor y en obediencia.

Que el Señor continúe dirigiéndonos y ensenándonos para que podamos poner en práctica su voluntad en nuestras vidas y le glorifiquemos al hacerlo. Amén.


Si necesitas oración o comunicarte conmigo puedes hacerlo a: todarodillasedoblara@gmail.com. También te invito a visitar el canal de enseñanzas Bíblicas en youtube: https://www.youtube.com/channel/UCeZpnFuTbKzqh6psnWoFt2g

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *